GoPro retira su dron por un fallo eléctrico

0
66

Apenas una semana después del lanzamiento de su nuevo dron, Karma, GoPro ha tenido que retirar del mercado todas las unidades vendidas hasta la fecha -2.500- por un fallo eléctrico que puede dejar al dispositivo sin energía en pleno vuelo y precipitar su caída.

Es el peor golpe que podía recibir la compañía tras unos resultados trimestrales muy por debajo de lo esperado y un final de año que, a pesar de que probablemente batirá record en ingresos, cerrará en negativo.

Todo lo que rodea a Karma, en realidad, parece gafado. hasta el punto que uno se pregunta si el elegir ese nombre fue una buena idea.

GoPro lo anunció como un ejemplo de su capacidad de expandirse más allá del negocio de las cámaras de acción, haciendo hincapié en la importancia de las hélices plegables para un fácil transporte. “¡Cabe en una mochila!”, dijo el presidente y fundador de la compañía durante su anuncio. Una semana después su rival DJI presentaba Mavic, un dron aún mucho más pequeño y también plegable que puede llevarse en una pequeña bolsa atada al cinturón.

La compañía californiana tiene los mejores productos de su historia a la venta. las nuevas cámaras GoPro son todo lo que se espera de ellas: resistentes, compactas y con buena calidad de vídeo. Ha simplificado también su catálogo en unos pocos modelos, uno de los problemas que lastraban su capacidad de evolución.

Pero no parece suficiente, al menos de momento, y parte del problema es que el mercado del vídeo de acción parece ya colmado, saturado de ofertas de cámaras cada vez más baratas provenientes de china o conforme con la calidad y resistencia de modelos anteriores que no tiene prisa en renovar. El usuario doméstico tampoco ve interés en dar el salto, contento con la calidad de vídeo que puede extraer de su teléfono.

El plan de Woodman no es tanto saltar hacia los drones, que no dejan de ser un producto de bajo volumen de ventas y dirigido a un público especializado, como empezar a moverse hacia servicios de suscripción -almacenamiento en la nube- y software de edición de vídeo.

Pero la transición va a ser lenta, el éxito no está garantizado y GoPro, mientras tanto, tiene que conseguir mantenerse en vuelo.

Dejar respuesta